El Gua

Se trata de un juego que se practica con canicas, bolas de arcilla, piedra, vidrio o metal de pequeño tamaño. El número de jugadores no es fijo, como mínimo se precisan dos, pero pueden jugar muchos más, aunque lo normal es entre 3 y 5.

Para empezar debía contarse con un gua, un pequeño hoyo de forma semiesférica, practicado en el suelo, con una profundidad de 3-5 cm. (normalmente estaban hechos de otros días, si no se hacía en un momento). A una distancia de unos 3-4 metros se trazaba una raya.

Al comenzar el juego los participantes lanzaban su canica desde el gua a la raya para determinar el orden de participación. Comenzaba el que más cerca había quedado de la raya, que además ponía las condiciones.

Desde ese momento los jugadores lanzaban sus bolas intentando introducirlas en el gua. A medida que lo iban consiguiendo tiraban a dar a las canicas de los demás. Entre la bola que tiraba y la que golpeaba debían quedar siempre unas distancias determinadas: dedo, cuarta, pie, bola y carambola o quiriscola (tres pies), tras lo cual debía meter gua de nuevo. Se eliminaba así al rival, que debía pagar una canica. El juego seguía hasta que quedaba un único jugador.

El juego sufría continuas alteraciones y riñas. Unos se acusaban a otros de “meter manga” (alargar la mano al tirar más allá de la cuarta reglamentaria), se discutía de si cabía el die o el dedo, de si alguien había movido la bola…

El juego admitía diversas variantes, así podía jugarse “a matar”, en cuyo caso no era preciso meter gua y dar dedo, cuarta…, bastaba con golpear la bola del rival.

Otra variante practicada en ocasiones era jugar “a sacar”. Se trazaba un rectángulo o cículo donde cada participante depositaba una bola; tras determinar el orden, tirando a raya, como en el caso anterior, se lanzaba contra las bolas depositadas, ganándose las que se conseguían sacar de la zona.

Los chavales solían tener bastantes canicas, bien porque las compraban, las ganaban o las conseguían de diversas formas, así abundaban las de hierro, que se sacaban de cojinetes viejos obtenidos por los más complicados métodos. Todos solían tener una bola favorita que utilizaban para jugar, pero si perdían nunca entregaban ésa, sino otra cualquiera. Las canicas se empleaban también como moneda de pago en otros juegos, como en la peonza.

A CORRER LA CALLE | A LA UNA ANDA LA MULA | CHORRO MORRO | EL CALVO | EL CASTRO
EL CORRO | EL ESCONDITE | EL MANRO | EL PINCHO
EL PITO O LA PITA | LA BIGARDA | LA COMBA | LA GOCHA | LA PEONZA, TROMPO O PIUCA
LA PICA | LA PITA CIEGA | LAS CHAPAS | LAS TABAS | LOS BOLOS
LOS CHIFLOS O SILBOS | LOS PICOS | PATADA AL BOTE | TRES MARINOS

Deja una respuesta